Hasta 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS), consideraba la homosexualidad como una enfermedad mental. Pero el 17 de mayo, de hace 30 años, algo cambió…

… La homosexualidad fue eliminada de la lista de trastornos mentales y comenzó un movimiento inclusivo que, todavía hoy, sigue siendo muy necesario. El Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia (IDAHOT, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo fundamental y prioritario coordinar y organizar todo tipo de acciones, campañas y actividades enfocadas en la denuncia de la discriminación que aún sufren en muchos países las personas homosexuales, transexuales y bisexuales.

Al margen de que cada quién es libre para relacionarse y hacer lo que considere oportuno en cuanto a su vida personal, sentimental y sexual, es necesario aclarar algunos conceptos básicos que en muchas ocasiones confundimos y de los que es prácticamente obligatorio conocer sus implicaciones. Porque, ¿sabrías explicar cuál es la diferencia entre orientación sexual e identidad sexual?, ¿es lo mismo hablar de sexo que de rol de género?

Cuando hablamos del sexo de una persona, nos referimos a la parte más biológica del término. La mayoría de nosotros nacemos con aquellos genitales designados a la categoría «hembra» o «macho«, o lo que en la especie humana cambiamos por «mujer» u «hombre», respectivamente. Pero hay casos intersexos, en los que la persona recién nacida presenta características biológicas tanto de una categoría como de la otra. Por lo que ya aquí podemos observar, reducir nuestra existencia a una dimensión binaria es tan básico que hay ocasiones en las que hasta la propia naturaleza se rebela en contra.

¿Y qué hay en cuanto a la identidad de género? Podemos definirla como un concepto psicológico. Cuando hablamos de identidad de género estamos haciendo referencia a la forma individual e interna de vivir el género, la cual podría o no corresponder con el sexo con el que nacimos. Es independiente de la orientación sexual y puede o no implicar la insatisfacción con el propio cuerpo.

En cuanto a la identidad sexual, estamos haciendo referencia al grado de identificación y satisfacción con el sexo biológico. Las personas transexuales serán aquellas que, al margen de su orientación sexual, no se identifican con su sexo biológico. Desean eliminar todas las características físicas y sexuales de su cuerpo para adecuarlas al del sexo con el que se identifican. Otra identidad sexual diferente la encontramos en las personas cis-sexuales, que serían aquellas que sí se identifican con su sexo biológico y se siente satisfechas con el mismo.

Por otro lado, nos encontramos con el concepto de rol de género. Es uno de los términos con más carga social y cultural, ya que cuando hablamos de cuál es el rol de género de cada uno de nosotros estamos haciendo referencia a todo aquello que la sociedad espera de nuestra conducta. Encontraríamos aquí los roles típicos: masculino (por ejemplo, ser más agresivos) y femenino (hablar más), aunque no debemos olvidar a aquellas personas que se perciben como andróginas (manifiestan ambos roles).

Al hablar de orientación sexual estamos tratando de etiquetar cuál es la preferencia sexual de un individuo, es decir, con qué personas se siente atraída para mantener relaciones sexuales. La expresión de la orientación sexual puede ser muy diversa y va desde los comportamientos o pensamientos que podamos manifestar hasta las fantasías y deseos sexuales, e incluso una combinación de todos ellos. Aquí podríamos hablar de homosexualidad, bisexualidad, heterosexualidad, pansexualidad, asexualidad, demisexualidad

Todo esto es una enorme ensalada de etiquetas, conceptos y definiciones que en muchas ocasiones más que ayudarnos a aclarar quiénes somos nos sume en muchos episodios de confusión, dudas, miedos e inseguridades. Compartir tus emociones y luchar por el respeto hacia los demás y hacia uno mismo es el primer paso para conseguir que en algún momento de la historia, días en los que se conmemora la lucha por la igualdad, la integración social y la no discriminación, no sean necesarios.