¿Qué ocurre cuando una persona entra en coma?, ¿de qué depende que despierte?, ¿qué cambios se producen en su cerebro?, ¿qué se puede trabajar desde el campo de la psicología con estos pacientes?

  1. Coma: definición.
  2. Escala de coma de Glasgow.
  3. Despertar del coma.
  4. Rehabilitación neuropsicológica.
Definición del «estado de coma»

Decimos que una persona está en coma cuando el nivel de conciencia es 0, su cerebro deja de responder a estímulos repetidos y desaparecen los reflejos. Actualmente, la mayoría de estos episodios de coma son consecuencia de traumatismos craneoencefálicos (TCE, en adelante) moderados o graves, si bien es cierto que podemos encontrarnos también con lo que denominamos comas inducidos. Estos últimos son provocados por la administración de fármacos barbitúricos y los profesionales de la salud pueden recurrir a él en casos en los que la integridad del cerebro corra peligro: lesiones que pueden aumentar la presión intracraneal, una neurocirugía de riesgo, etc.

Escala de coma de Glasgow

Para evaluar el nivel de conciencia de los pacientes que han sufrido un TCE, utilizamos una escala neurológica conocida como la Escala de coma de Glasgow (GCS, por su traducción en inglés) que tiene en cuenta tres parámetros para estudiar la gravedad del traumatismo:

  1. Apertura ocular.
  2. Respuestas motoras.
  3. Respuestas verbales.

Se utiliza en el primer contacto con el paciente después de sufrir el TCE y consiste en la presentación de una serie de ítems cuya consecución otorga una puntuación asignada. La suma de las puntuaciones obtenidas en cada escala determinarán el nivel del daño sufrido y, añadiendo la duración de la pérdida de conciencia (en caso de que ésta se de) y la duración de la amnesia postraumática (en caso igualmente de que ésta aparezca), el personal sanitario podrá pronosticar aproximadamente el alcance del daño.

APERTURA DE LOS OJOS1 pt. Ninguna respuesta.
2 pts. En respuesta al dolor.
3 pts. En respuesta a la palabra.
4 pts. Espontánea.
RESPUESTAS VERBALES1 pt. Ninguna respuesta.
2 pts. Emisión de sonidos incomprensibles.
3 pts. Expresión de palabras inapropiadas.
4 pts. Habla desorientada.
5 pts. Habla orientada.
RESPUESTAS MOTORAS1 pt. Ninguna respuesta.
2 pts. Respuesta extensora al dolor.
3 pts. Respuesta flexora al dolor.
4 pts. Retirada frente al dolor.
5 pts. Capacidad para localizar el estímulo doloroso.
6 pts. Se obedecen órdenes.

Como podemos observar, la puntuación obtenida es inversamente proporcional al daño sufrido, es decir, a mayor puntuación menor será el daño cerebral adquirido.

Despertar del coma

En función del daño ocasionado por el TCE que causó el estado de coma y del tiempo que se ha pasado en dicho estado, las consecuencias para la persona que despierta pueden ser muy variadas. Se suelen producir cambios a nivel cognitivo y conductuales que dependerán de la localización y extensión del daño cerebral. Los problemas más comunes suelen estar relacionados con (según Roig, Enseñat y Bernabéu, 2011):

  • Déficits de atención-concentración.
  • Lentitud motora y fatiga.
  • Problemas de memoria y/o aprendizaje.
  • Falta de iniciativa.
  • Dificultades de planificación.
  • Cambios en la personalidad del sujeto.
  • etc.

Como decíamos anteriormente, la probabilidad de despertar del coma depende principalmente de cuánto tiempo se ha permanecido en este estado, pero también se ha de tener en cuenta otros factores como son: la gravedad de la lesión que desencadenó el coma, si hay lesiones que afectan al sistema nervioso central, si existen lesiones que estén causando infecciones renales o hepáticas y la edad del paciente.

Rehabilitación neuropsicológica

Hay que tener en cuenta que la lesión cerebral influye de forma distinta en cada persona y, por consiguiente, no existirán dos pacientes con las mismas características. Por esto, para desarrollar un programa de rehabilitación es fundamental evaluar eficazmente el deterioro de cada persona. Estos pacientes suelen necesitar un tratamiento multidisciplinar y coordinado entre fisioterapeutas, neurólogos, neuropsicólogos, etc. Lo más importante es llevar a cabo una evaluación e intervención precoz.

Desde el punto de vista de la neuropsicología lo que nos atañe es principalmente trabajar con el paciente las alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales que son consecuencia del daño cerebral adquirido (Zabala A., Muñoz JM., Quemada JI., 2003).