Hace poco tiempo atrás presentamos, escrita por su propia autora, la sinopsis del libro «El muro de cristal», una historia de superación (https://psiconetwork.com/sinopsis-libro-el-muro-de-cristal/). Ahora tenemos la oportunidad y el agrado de hablar con la mismísima Marta Oliver quien se ha dado el tiempo de contarnos la historia que da origen a su libro. Se trata de una historia, como dice el subtítulo del libro, de superación atravesada por una serie de dificultades profundas que comienzan con los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Les dejamos con esta interesante conversación donde la autora nos habla de sus conflictos mental-emocionales, de su visión sobre el sistema hospitalario en relación a estos conflictos y de sus perspectivas a propósito de sus experiencias.

1.- ¿Qué fue lo que te motivó a escribir este libro?

El libro empecé a escribirlo en el pabellón de psiquiatría del hospital. Era tan impactante todo lo que me rodeaba que necesitaba ponerlo por escrito para poder asumirlo.

En los siguientes hospitales psiquiátricos seguí tomando notas. A mí desde siempre me ha gustado escribir y me encanta la literatura.

Después, cuando estuve algo mejor, cursé en la Universidad un master de Escritura Creativa y seguí dándole forma al libro. Me ha llevado casi cinco años escribirlo.

Pensé que si lo publicaba podía ayudar a otras personas que estuvieran en una situación parecida y mostrarles que hay esperanza, una salida y una solución. Con esa intención he publicado el libro y espero que tenga la mayor difusión posible porque creo que puede ayudar a mucha gente que está sufriendo.

También creo que sería de mucho interés que lo leyeran profesionales de la salud mental porque muestra la perspectiva del paciente.

Además, me gustaría que lo leyera la sociedad en general para dar visibilidad al submundo de las enfermedades mentales, un gran desconocido y que cuenta con un gran estigma social que tenemos que eliminar.

También hablo en el libro de temas tabú como el suicidio y las autolesiones.

De esto nadie habla, es algo que avergüenza y se oculta. En España hay un número de suicidios alarmante y desde las instituciones se oculta, al igual que desde los medios de comunicación.

Hay que hablar del tema con naturalidad y poner recursos y profesionales especializados en el tema.

Yo estoy luchando porque se implante en España una Ley de Prevención del Suicidio, al igual que ha hecho Argentina y Paraguay. Creo que la necesitamos urgentemente y que no podemos seguir dando la espalda a un tema que causa tantas muertes y tanto sufrimiento a los familiares.

2.- En una sinopsis de tu libro que exhibimos en Psiconetwork nos contabas que padeces de “trastorno de personalidad, duelo patológico y depresión mayor” ¿Nos puedes hablar un poco sobre esto y cómo te explicas tú el que los padezcas?

Todo empezó el 11 de marzo de 2004 con el atentado terrorista yihadista en el que explotaron varios trenes en Madrid. Ha sido la mayor masacre terrorista en Europa. 193 muertos y miles de heridos.

Yo iba en uno de los trenes que explotaron y desde entonces sufro trastorno de estrés postraumático e insomnio crónico. No quise recibir ayuda psicológica porque pensé que sola podría superarlo pero no fue así. Tenía pesadillas horribles y las imágenes recurrentes no paraban de venir a mi cabeza. Aquel día mi vida cambio para siempre. Yo trabajaba de ingeniero en una gran ingeniería, era feliz con mi pareja, tenía muchos amigos y salía mucho y he viajado por medio mundo. Me refugié en la hiperactividad. Trabajaba doce horas al día y por las noches como no podía dormir me saqué otra carrera universitaria.

Así, viví como pude hasta hace cinco años en que sufrí otro hecho muy traumático. Tuve la peor pérdida que se puede tener y estuve otra vez a punto de morir.

Entonces afloraron otra vez los síntomas del estrés postraumático  diferido, término este recogido en los Criterios Médicos Diagnósticos como el DSM V y el CIE 10. Me hundí por completo y tuvieron que ingresarme en un hospital psiquiátrico. El trastorno de personalidad no sabemos si procede de las situaciones traumáticas que he sufrido o de la cantidad de medicación que he tomado.

El duelo patológico procede de la no aceptación de la pérdida que he tenido y todo ello me ha sumido en una depresión mayor. Es lo que en Psicología clínica se define como Polivictimización.

3.- ¿Qué cosas – de las que narras en tu libro – son las que te parecen más importantes que sean conocidas por el público en general?

Que la sociedad conozca el mundo de las enfermedades mentales y los trastornos psicológicos y no los esconda ni los rechace.

La gente se avergüenza de decir que va al psicólogo o al psiquiatra y de hablar con libertad de sus problemas y dificultades. Todo esto debe cambiar.

Además, el sistema de salud mental en España es deficitario e ineficaz. No está a la altura de un país desarrollado. Cuando fui a solicitar un psicólogo me dijeron que había una lista de espera de seis meses y después te atienden cada dos meses. La gente tiene que recurrir a profesionales privados pero no todo el mundo se lo puede costear, lo que crea una injusta e inhumana brecha social donde sólo reciben atención psicológica las personas con recursos económicos.

Las autoridades deben tener voluntad política y la sociedad debe demandar un sistema de salud mental que funcione y sea efectivo.

4.- En la sinopsis hablas del estigma que sufren las personas con enfermedades mentales y trastornos psicológicos ¿Qué significa este estigma y cómo influyó, por ejemplo, en ti?.

Cuando dices que tienes una enfermedad mental o que has estado ingresado en un hospital psiquiátrico la gente siente miedo y rechazo. Es una falta de empatía e inteligencia emocional. Lo hacen por ignorancia y desconocimiento. Yo he perdido muy buenos amigos y esto me ha dolido mucho.

Afortunadamente mi familia siempre ha estado a mi lado apoyándome. Mi marido, mis padres y mi hermano. Sin ellos no hubiera sido capaz de salir del profundo pozo donde me hallaba.

5.- ¿Cuáles fueron los tratamientos que más te ayudaron?

La medicación apenas me ha ayudado. De hecho uno de los medicamentos me causó una hepatitis aguda muy grave donde estuve también a punto de morir.

Estoy en tratamiento psicológico pero no avanzo todo lo rápido que a mí me gustaría y no me ha reducido ni el dolor ni el sufrimiento.

Lo que más me ha ayudado ha sido el apoyo de mi familia y el poder hablar de ciertos temas tabú con personas que han pasado por lo mismo y por tanto te comprenden.

También me ha ayudado mucho tener una ilusión, un proyecto de vida, que en mi caso es difundir mi libro para que ayude al máximo número de personas posible, mi lucha por dar visibilidad al tema de las enfermedades mentales y eliminar el estigma social que tienen y mi lucha por implantar en España una Ley de Prevención del Suicidio.

Me he dado cuenta de que psicólogos y psiquiatras están muy limitados a la hora de ayudarte y que la solución está en el interior de uno mismo. En echarle valor y mucha fuerza de voluntad y encontrar un motivo que te haga levantarte cada día de la cama.

Los psiquiatras se limitan a darte medicación que seguro en algunos casos será necesario pero a mi me han sobremedicado constantemente.

Hablar con un psicólogo puede ayudar, especialmente a determinadas personas, pero yo he entrado en bucle y siento que ya no me ayuda, pero al menos es una válvula de escape. A veces a mi me ayuda más una charla con una persona que ha pasado por mi misma situación.

Sin embargo, creo que debemos tener un sistema de salud mental público eficaz con buenos profesionales y en número suficiente, con formación y metodologías avanzadas y actualizadas porque hay muchas personas que lo necesitan.

En España tenemos el doble de psiquiatras que de psicólogos cuando en los países nórdicos es el revés. Muchas situaciones se pueden resolver con terapia psicológica en lugar de psicofármacos con todos los  efectos secundarios que conllevan.

En cualquier caso no estoy hablando de mi caso concreto, que es un poco excepcional sino de la generalidad de los pacientes que necesitan un sistema de salud mental público de calidad y que funcione, no como el que tenemos actualmente.

6.- Desde tu perspectiva de usuaria y paciente del sistema médico-psiquiátrico-psicológico-hospitalario ¿Qué elementos te parecen importantes que estos agentes de salud tomen en consideración a la hora de tratar y de vincularse con personas con enfermedades mentales y trastornos psicológicos?

Creo que falta mucha formación especializada en muchos temas, entre ellos la prevención del suicidio.

Hay que destinar muchos más recursos a la salud mental, tanto en número de profesionales, especialmente psicólogos, y en centros de salud mental.

Yo he estado en hospitales donde no había psicólogos, sólo psiquiatras que se limitaban a medicarte y dejarte zombi. Se podría eliminar mucha medicación con una atención psicológica adecuada.

7.- ¿Cómo estás ahora?

Algo mejor, aunque sigo durmiendo solo tres o cuatro horas lo que me hace estar muy cansada y con dificultades de concentración. Aun así estoy cursando un master en Estudios Literarios y haciendo la corrección de un libro de un psicólogo.

Sigo teniendo ataques de ansiedad, opresión en el pecho, dificultad para respirar y ganas de llorar muy a menudo.

Aun así, trato de seguir adelante y estoy muy ilusionada con los proyectos que estoy realizando.

8.- ¿Qué elementos han influido de manera positiva en tu mejoría actual?

El apoyo de mi familia en primer lugar, sin duda.

Por otra parte, escribir el libro ha sido terapéutico para mí porque he volcado en el papel toda la rabia, irá, dolor y frustración.

El que la gente me escriba diciendo que mi libro le ha ayudado mucho me llena de satisfacción y me da fuerzas para seguir adelante.

9.- Finalmente, a propósito de la sinopsis de la que hemos hablado, explicas que la totalidad de lo recaudado con tu libro será destinado a la Asociación Afectados del 11M ¿De qué se trata esta asociación y por qué definiste este destino para los ingresos de tu libro?

La Asociación de Afectados del 11M es la Asociación que agrupa a las víctimas del atentado terrorista que he mencionado. Siempre nos han brindado su apoyo y su cariño y nos han proporcionado asistencia legal y psicológica gratuita a mí y a mi marido. Les estamos muy agradecidos por toda su ayuda y queremos que puedan seguir ayudando a más gente.

10.- ¿Cómo las personas interesadas pueden adquirir tu libro?

El libro está disponible en papel en Amazon y pronto estará también en formato digital.

También pueden acudir a su librería y solicitarlo bajo pedido a la distribuidora Cauce Libros.