¿Qué son los neuromitos?

Los neuromitos, son falsas creencias, peligrosas interpretaciones, o afirmaciones alejadas de contexto, de hechos científicamente establecidos, pero la sociedad ha aceptado y aún se sigue aplicado erróneamente en el ámbito educativo.

Uno de los principales obstáculos para erradicarlos es que profesores y especialistas en educación los llevan a la práctica, ya que han escuchado, leído, incluso aprendiendo de manera errónea. Algunos de estos neuromitos son:

  • Si los estudiantes no toman suficiente agua, se les encoge el cerebro.
  • Se ha comprobado científicamente que los suplementos de ácidos grasos tienen un efecto positivo en el logro académico.
  • Sólo utilizamos 10% de la capacidad cerebral.
  • La diferencia en la dominancia hemisférica.
  • Existen períodos críticos en la infancia para el aprendi­zaje.
  • Los estudiantes aprenden mejor cuando reciben informa­ción a través de su estilo de aprendizaje dominante.
  • Un ambiente con mucha estimulación mejora el desarrollo del cerebro de los preescolares.
  • Los niños están menos atentos al consumir bebidas o alimentos azucarados.
  • El ejercicio físico que involucra la coordinación de habili­dades motoras y perceptivas puede mejorar las habilidades de lecto-escritura.
  • La educación no puede remediar problemas de aprendizaje relacionados con el desarrollo de funciones cerebrales.
  • Sesiones cortas de ejercicios de coordinación pueden mejorar la integración de la función cerebral de los he­misferios (Falquez Torres & Ocampo Alvarado, 2018).

Por lo tanto, el trabajo de las personas que trabajamos con la población infantil debe ser dinámico, enriquecedor y productivo, ya que al conocer sobre los neuromitos que proliferan en educación y psicología, desestiman nuestra labor, pues incluso en nuestras carreras han sido fomentados, sin embargo, nos deja una gran lección, como profesionales debemos ser críticos e investigar, para conseguir resultados acordes a las necesidades de los niños, niñas y adolescentes.

Hoy en día algunos colegas y conocidos aducen – ¿Claro, esto de la neuro está a la moda?, al principio parecería molesto, pero sí, es verdad; incluso el desarrollo de las neurociencias contribuye a una oportuna evaluación e intervención. Más aún conocer sobre los neuromitos desarrollará el interés por tener una comprensión general del funcionamiento cerebral para poder reflexionar en forma crítica su influencia en el aprendizaje, al no conformarse con lo establecido, investigar y no caer en la seducción de las pseudociencias, ya que contaminan la cultura educativa y psicológica. Por ello se tratará de desarrollar con mayor especificidad los neuromitos mencionados.