Virginia Satir, fue pionera del enfoque sistémico al percatarse de que al sanar un miembro de la familia, regresaba afectado de nuevo en la segunda sesión, aunque de educación Psicoanalista, se permitió trabajar con la familia completa, su estilo es muy cálido y afectuoso, validador y su aproximaciones terapéuticas fueron muy orientadas al aprovechamiento de las cualidades y fortalezas de las personas. Aquí describo algunos de los enfoques que me parecen interesantes, significativos y claves para su éxito como Psicoterapeuta.

Virginia Satir, Llegó a justificar la Terapia Familiar basada en las siguientes premisas:

  • Cuando un paciente Identificado (P. I.) sufre, también sufre el resto de la familia.
  • Se considera que los síntomas cumplen una función familiar y una individual.
  • Según la homeostasis, la familia actúa como si deseara obtener un equilibrio en las relaciones, los miembros ayudan a mantener ese equilibrio abierta o veladamente, aun a costa de grandes esfuerzos y este hecho se revela mediante pautas de comunicación repetitivas, circulares y predecibles.
  • El P. I. es muy susceptible a una relación conyugal penosa o insatisfactoria, misma que produce acciones parentales disfuncionales; el PI es emisor de señales de auxilio, para que alguien ayude a los padres, en este proceso, el PI distorsiona su crecimiento por intentar aliviar el dolor de sus padres.
  • Se observó que la familia interfería en el tratamiento del “enfermo” saboteándolo como si quisieran que continuara en ese estado, con frecuencia, al regresarlo al contacto familiar, empeoraba como si la interacción familiar influenciara directamente sus síntomas.
  • Los pacientes eran tan propensos como cualquier miembro, a victimizar a otros miembros.
  • Si se presentaba la transferencia (relaciones con el terapeuta análogas a las mantenidas con los padres) surge la idea de lidiar con toda la familia.
  • La versión de los hechos por parte del paciente es muy parcial, es útil el tener las versiones de otros involucrados.
  • Se notó que, al tratar de cambiar a un miembro, en realidad se trataba de cambiar a toda la familia y que el agente de cambio no fuera solo el PI, sino toda la familia, evitándole agobios al PI.
  • Se descubrió que los padres interactuaban más saludablemente con el resto de los miembros en comparación con lo pobre de la interacción con el “enfermo”.
  • También, que, al existir un Holón conyugal cercano emocionalmente, los pacientes mejoran, en los cónyuges emocionalmente “divorciados” los manejos resultan ser muy ineficaces.
  • La convicción terapéutica de que la pareja como arquitectos familiares deben estar presentes en las sesiones, nadie puede expresarse por otra persona.
  • Se apreció un ambiente liberador al tener un campo para que juntos puedan llegar al fondo del problema.

Respecto al crecimiento y desarrollo de un niño, considera que:

Un niño llega al mundo en condiciones de gran desigualdad con quienes le rodean. Al nacer, es completamente indefenso, su supervivencia depende de las experiencias, instrucciones y conductas de quienes se encargan de proporcionarle cuidado, a menudo los padres. En consecuencia, cualquier adulto, sin importar las privaciones que haya sufrido en la infancia, recibió alguna clase de cuidado, pues de lo contrario no habría sobrevivido. Además de proporcionar alimentos y el afecto necesario para la supervivencia física y emocional, los progenitores también son responsables de las primeras enseñanzas, e imágenes que el niño ve, escucha y entiende; es así como desarrolla una concepción del mundo a través de los sentidos.

Debido a que la naturaleza de los seres humanos es entender el mundo, el niño inventa todo lo que no logra entender. Después, los recuerdos conscientes e inconscientes de la infancia se convierten en una interesante mezcla de verdad y fantasía, y según el grado de disfunción en la comunicación familiar, el niño distorsionará la información en su proceso de entendimiento. En edades posteriores, esto podría afectar su capacidad para enfrentar la realidad.

La triada primaria (Padres, Madres, e Hijo) es la fuente de la identidad del Yo, donde el niño aprende la forma en que encaja en el mundo y la confianza que puede depositar en los demás.

De la triada primaria se ve expuesto a las inconsistencias comunicacionales, diferencias entre lo que observa y escucha o entre lo que observa y siente, algunos padres creen que deben proteger a sus hijos de los mensajes negativos por temor a lastimarlos, dentro de los efectos, puede sentirse culpable de la infelicidad de la madre.

Los mensajes negativos, si son claros son más útiles que los mensajes indescifrables que a la larga son patológicos.

Interaccionalmente, el niño se puede sentir excluido de la triada, percibiendo esto como un rechazo, influyendo en su autoestima, aquí aprende lo que es inclusión y exclusión y cuál es su lugar en el mundo, lo que puede modelar su personalidad.

De la triada aprende su poder personal pudiendo hacer alianzas con un padre vs. Otro con sus temporales ventajas; aprende que distintas personas tienen expectativas diferentes.

La triada puede funcionar positivamente, pudiendo ser fuente de apoyo al sumar los recursos de los miembros, la cooperación tiene más fuerza que cualquier coalición; en la medida que la pareja aprenda a resolver sus diferencias sin involucrar al hijo, los pronósticos son muy favorables.

Área de Valoración e Intervención

Aspectos de importancia cuando se trata de cambiar un sistema familiar sintomático a uno sano.

  • La familia es un sistema. Cada parte de la familia tiene relación con las demás, de tal manera que un cambio en una de ellas provoca alteraciones en las restantes. En consecuencia, al valorar a la familia es importante comprender los diversos estímulos y efectos que entran en juego dentro del sistema familiar. La familia puede existir como sistema abierto o sistema cerrado.
  • Sistema Familiar Cerrado. La información de y hacia el exterior es muy limitada. Por lo que las respuestas a diversas situaciones se producen de manera circular y automática sin tomar en cuenta los cambios de contexto.
  • Operan con base en un grupo de reglas rígidas y fijas que se aplican sin importar el contexto específico. Su obediencia es mas importante que las necesidades de los miembros de la familia.
  • Está sometido al poder, la dependencia neurótica, la obediencia, las privaciones, la conformidad y la culpa. Varía de intensidad dependiendo de la familia, pero lo prefieren antes que arriesgarse al cambio a lo desconocido.
  • La consecuencia es que los miembros permanecen ignorantes, limitados y regidos mediante el temor, el castigo, la culpa y el sometimiento. Experimentan crecientes dudas acerca de su autoestima, a la vez que necesitan un reforzamiento frecuente del exterior para sentirse bien consigo mismos.
  • Este sistema con el tiempo llega a su límite de capacidad de adaptación y es cuando uno o más miembros de la familia experimentan síntomas. 
  • Los recursos de estas familias son limitados y finitos. Los individuos se encuentran en un mundo hostil donde el amor se cuenta con dinero, condiciones, poder y estatus.
  • Sistema Familiar Abierto. Se caracteriza por su libertad para tomar decisiones y su flexibilidad (incluso tiene libertad de volverse cerrado por un tiempo si es necesario).
  • La autoestima es fundamental y todos los miembros de la familia experimentan un sentimiento de poderío o control de su destino.
  • Es saludable y puede cambiar con un contexto cambiante.
  • Permite la absoluta expresión y aceptación de esperanzas, temores, amores, iras, frustraciones y errores. Es decir, todas las facetas del ser humano pueden surgir sin representar amenaza, y expresarse con sinceridad sin temor al rechazo y la humillación.
  • Sus recursos familiares son posibilidades interminables, confianza, humor, realidad, y flexibilidad.
  • Los problemas se abordan como retos a enfrentar, mas que cosas que pueden ocasionar una derrota. Parte de este proceso implica pedir ayuda cuando sea necesario.
  • Autoestima / auto valía. Es el valor que cada individuo da a sí mismo, el amor y el respeto que tiene hacia sí y que es independiente de la forma como los demás le perciben.
  • Cuando por cualquier motivo la auto valía de un individuo se ve afectada, suele ser una cruel experiencia y se plantea la cuestión de la supervivencia psicológica y/o física.
  • Si el individuo no tiene conciencia de lo que sucede, se defenderá contra esa sensación: inculpará, aplacará, responderá de una manera superrazonable o irrelevante, beberá, huirá, enfermará, etc.
  • La mayor parte de los problemas que surgen en terapia tienen que ver a la larga con la baja autoestima, por lo que es fundamental que se valore el problema inicial en términos de auto valía.
  • Baja autoestima. Una persona con baja autoestima experimenta una gran ansiedad e incertidumbre sobre sí y se preocupa innecesariamente, de lo que los demás piensen de el o ella. Esta dependencia de los demás limita su vida.
  • Es un sentimiento de minusvalía donde el individuo se experimenta incapaz o teme reconocer dichas emociones, en otras palabras, la baja auto valía tiene que ver con lo que el individuo se comunica a sí mismo acerca de tales sentimientos, y la necesidad de ocultarlos en lugar de darles reconocimiento.
  • La baja autoestima tiende a ser contagiosa dentro de la familia. A menudo una persona con baja autoestima determina contraer matrimonio con otro individuo de baja autoestima y su relación estará basada en una falta de atención a los sentimientos internos y cualquier situación de estrés aumentará sus sentimientos de baja autoestima.
  • Es importante comprender que la baja autoestima de uno o más miembros de la familia contribuyen, de manera significativa, a muchos problemas familiares como drogadicción, maltrato conyugal o delincuencia.
  • Auto valía positiva. Es el fundamento para la salud mental del individuo y la familia. Un individuo con elevada auto valía tiene un gran respeto por todos los aspectos de la vida, lo que le permite utilizar su energía de una manera constructiva para sí y los demás.
  • Un problema por sí mismo no tiene significado solo representará una dificultad si el individuo lo percibe como tal.
  • En terapia, uno de los factores esenciales de la intervención es el elevar la autoestima de cada uno de los integrantes de la familia.

BIBLIOGRAFIA.

1.- Satir, Virginia. Psicoterapia Familiar Conjunta. México, La Prensa Medica Mexicana, 2007.

2.- Satir, Virginia. Baldwin, Michele. Terapia Familiar, paso a paso. México, Ed. Pax, 1999.