Este es el tercer artículo de una serie dedicado al modelo psicoterapéutico de Virginia Satir. Se sugiere leer las entregas anteriores para complementar la información que contiene el artículo presente: Modelo humanista de Virginia Satir (I), Modelo humanista de Virginia Satir (II).


CUALIDADES QUE DEBE MOSTRAR EL TERAPEUTA

Debe mantener la congruencia, permanecer centrado, capaz, con objetividad, equilibrio y autocontrol; reconocer sus manifestaciones internas para responder a ellas. Debe igualmente tomar conciencia de su postura corporal, apoyarse en sus canales y capacidades sensoriales, también al desarrollar estas habilidades y cualidades, tener la capacidad de moldearlas en sus pacientes.

Lograr un compromiso hacia las «12 C»:

  1. Congruencia: Unificar nuestro interior con el exterior. En contacto con sus emociones y tomar responsabilidad de ellas no importa cuáles sean, sin culpar a las influencias externas de haberlas puesto en su interior.
  2. Compatibilidad: Establecer una relación humana con cualquier persona.
  3. Competencia: Utilizar la información de diferentes clases de aprendizaje para una mayor comprensión del ser humano.
  4. Cooperación: La gente puede construir con otros en lugar de dividir y competir.
  5. Compasión: Capacidad de sentir y ponernos en el lugar de la otra persona.
  6. Conciencia: Darnos cuenta de lo que pasa y de nuestra relación con la fuerza universal.
  7. Comunidad: Somos parte del mundo, del ambiente y la humanidad.
  8. Compromiso: Filosofía de que el ser humano es la prioridad.
  9. Centrado: Enfocarse por completo en la situación presente, sin preocuparse por lo que suceda después.
  10. Control de manifestaciones internas: Si la experiencia interna de la entrevista es distinta a toda información que ha observado y está seguro que su respuesta no tiene que ver con algo que ha sucedido en su vida personal, entonces debe proceder con base a la información interna.
  11. Confianza: Siempre tendrá una alternativa para cualquier situación terapéutica en la que se sienta atrapado.
  12. Capacidad de responder a las señales internas: Conciencia de que su postura corporal puede revelar algo de sus emociones a la familia.
ACTITUDES ÚTILES DE UN TERAPEUTA
  • Aprecio a la vida.
  • Creer en la persona y sus capacidades.
  • Reconocimiento y aprecio de los procesos familiares.
  • Actitud abierta y disponibilidad para utilizarse como herramienta terapéutica.
  • Mantenerse en proceso de desarrollo.
  • Ser congruente, equilibrado y fuerte internamente.
  • Humilde para aceptar que no tiene todas las respuestas.

Virginia utiliza los siguientes criterios para dar por terminado el tratamiento:

  • Cuando las necesidades de crecimiento independiente de cada miembro de la familia han sido integradas con la totalidad del sistema familiar, así como los objetivos terapéuticos han sido alcanzados.
  • La familia ha encontrado nuevas esperanzas o ha aprendido a desarrollar nuevos sueños.
  • Cada uno de los miembros del clan familiar ha sido capaz de desarrollar su capacidad de enfrentamiento o resolución, determinando así que cosas se adaptan mejor a sus condiciones.
  • Han tomado conciencia de que tienen capacidad de tomar decisiones, se sienten competentes parar tomarlas y capaces de resolver los problemas.
  • Cuando cada miembro de la familia puede completar las transacciones, verificar con los otros y preguntar lo que no entiende.
  • Cuando todos pueden interpretar la hostilidad.
  • Cuando pueden ver como los otros los ven a ellos.
  • Cuando pueden ver como ellos se ven a sí mismos.
  • Cuando un miembro le puede decir a otro en la familia como ese miembro manifiesta su personalidad, así como lo que espera de el, lo que le teme y lo que desea de el.
  • Cuando los miembros puedan estar en desacuerdo; cuando puedan elegir entre varias posibilidades.
  • Cuando puedan aprender con la práctica, y puedan liberarse de los efectos dañinos de los modelos pasados.
  • Cuando pueden enviarse mensajes claros, congruentes y/o con un mínimo de mensajes escondidos.
  • Cuando los cónyuges pueden ser directos usando la palabra «yo» seguida de frases que critiquen, evalúen, confirman una observación, encuentran un defecto en algo, revelan disgusto, expresan perplejidad.
  • Se reconocen como personas separadas reconociendo sus atributos particulares, pudiendo hacer lo mismo con la personalidad y atributos del cónyuge.
  • En resumen, cuando pueden usar el pronombre “yo” seguido de un verbo activo y un complemento directo.