El ser humano dentro de su proceso evolutivo a lo largo del tiempo ha generado espacios para el desarrollo de ideas, descubrimientos y mejoras destinadas a su supervivencia y adaptación al entorno, de esta manera el aprendizaje al igual que otras funciones mentales como la atención son de relevancia para varios procesos básicos. Por tanto el poder destinar nuestras facultades para la adquisición de conocimiento y poder hacer del mismo una réplica constante o modificable con base en nuestro entendimiento, pone en manifiesto la importancia de la memoria, la cual hoy estudiaremos desde sus bases estructurales y funciones principales.

¿Qué es la memoria?

La memoria es considerada una función intelectual que tiene una relación estructural y funcional con el sistema nervioso central (SNC), siendo la capacidad de nuestro cerebro donde la información adquirida es retenida y almacenada, mediante un proceso que inicia desde la percepción sensorial hasta el uso del conocimiento en un momento específico.

Clasificación, estructuras y funciones

Estructuras recientes han demostrado que los sistemas de la memoria están distribuidos por circuitos neuronales específicos, este conocimiento ha sido desarrollado a lo largo del tiempo siendo Hebb (1949) quién propuso un sustrato morfofisiolóqico y Penfield (1958) quién describió regiones encefálicas específicas de la memoria, en las siguiente décadas se extendió este conocimiento, categorizando para su mejor comprensión: de acuerdo al tiempo durante el cual es efectiva: memoria a corto y largo plazo.

Así también de acuerdo a su naturaleza de recuerdo en: memoria declarativa y no declarativa o de procedimiento.

Memoria a corto plazo:

Capacidad para mantener en la mente una experiencia durante algunos segundos, de tipo temporal y capacidad limitada, incluye todo el repertorio sensorial de registro, permitiéndonos dar el sentido continuo del presente y realizar actividades cognitivas básicas e inmediatas.

Las estructuras que permiten el buen funcionamiento de la memoria a corto plazo son las áreas sensoriales, núcleo dorso-mediano tálamo y neoestriado.

Memoria a largo plazo

Sistema cerebral que permite almacenar una gran cantidad de información durante un tiempo indefinido, de tipo estable (poco vulnerable a interferencias) y duradera, permite la consolidación de la memoria.

Se subdivide en:             

Declarativa: Nos permite comunicarse mediante una forma verbal  y no verbal, con ella recordamos objetos, rostros, nombres, conceptos, hechos, etc. Las áreas cerebrales relacionadas son la corteza prefrontal, límbica y parietooccipitotemporal, además de las cortezas sensitivas primarias.

De igual manera esta memoria se subclasifica en semántica y episódica, esta última de tipo bibliográfica y que se relaciona neuroanatómicamente con el hipocampo, giro dentado o circunvolución dentada, de la amígdala y núcleos talámicos.           

No declarativa: De construcción lenta  y mediante la repetición, permitiendo su acceso a través de conductas, de naturaleza referida a los hábitos y destrezas, las áreas cerebrales relacionadas son el hipocampo, ganglios basales y el cerebelo, entre otras.

Conclusiones

La memoria como otras funciones mentales superiores son de vitalidad para la ejecución óptima de nuestras actividades diarias, siendo de relevancia a nivel de los sistemas encefálicos motores, sensoriales y de asociación límbica, regiones como el hipocampo y lóbulos temporooccipitales son los más conocidos; Como tal la memoria no está determinada por un número especializado de “células” o una zona específica del cerebro. Es de gran importancia conocer las estructuras relacionadas donde se desarrollan estos modelos funcionales, sirviendo dentro del diagnóstico neurológico y neuropsicológico y desde un punto de vista investigativo conocer que  “la memoria es el resultado de la actividad fisiológica repetitiva de millones de neuronas, ensambladas en circuitos neuronales específicos, que lleva al reforzamiento de las conexiones sinápticas involucradas y a cambios de plasticidad neuronal”.


Bibliografía.

Carrillo-Mora, P. (2010). Sistemas de memoria: reseña histórica, clasificación y conceptos actuales. Primera parte: Historia, taxonomía de la memoria, sistemas de memoria de largo plazo: la memoria semántica. Salud mental, 33(1), 85-93.

Morgado, I. (2005). Psicobiología del aprendizaje y la memoria: fundamentos y avances recientes. Rev Neurol, 40(5), 221-223.

Solís, H., & López-Hernández, E. (2009). Neuroanatomía funcional de la memoria. Archivos de Neurociencias, 14(3), 177-185.