¿Discalculia?, Sí, y se define como un trastorno en el procesamiento numérico y del cálculo. Aunque el sentido del cálculo es innato y no todas las dificultades de cálculo son debidas a la discalculia o dislexia matemática, la discalculia fue un término acuñado por Ladislav Kosc en 1974. Es un trastorno con una base neurológica y genética, donde no hay aparentemente diferencias entre hombres y mujeres y donde los sujetos presentan una inteligencia normal.

En la discalculia además existen a veces otros trastornos del aprendizaje asociados (comórbidos) como la dislexia o el TDAH, trastornos que afectan a la memoria de trabajo, el retraso del lenguaje o las funciones de carácter atencional. Hay que tener en cuenta que el cálculo es una habilidad multifactorial que depende de la memoria, la atención, el lenguaje, las funciones ejecutivas o la capacidad visoperceptiva con lo cual las bases neurobiológicas implicadas del procesamiento numérico son varias en nuestro cerebro.

Los criterios diagnósticos para la discalculia son bastante diversos y el diagnóstico es clínico. Se debe descartar un bajo nivel intelectual y se valorarán las diferentes funciones cognitivas que podrán determinar las causas del déficit. La evaluación debe incluir una prueba de procesamiento y cálculo estandarizada como EVAMAT, BADyG, BAS-II o NUCALC (existen muchas más que se trabajarán dependiendo de la edad del niño y de la etapa de escolarización en la que se encuentre)

Hay 5 tipos de discalculia. Tenemos la verbal, la léxica, la gráfica, la discalculia practognóstica, la ideognóstica y la operacional. Este trastorno va a acompañar a lo largo de la vida a las personas que han nacido con esta condición, por ello es importante la detección precoz para un mejor pronóstico.

¿Cómo intervenir?

Es muy importante la prevención desde la educación infantil para poder detectar este posible trastorno del aprendizaje y dar una atención individualizada a través de una intervención ecológica, multimodal y coordinada entre el niño, la escuela, la familia y los especialistas en orientación psicopegagógica.

Serán estos especialistas los que llevarán a cabo la reeducación, ya que la manera de procesar la información numérica es diferente para estos niños y necesita estrategias válidas y específicas para ellos.

En primer lugar los especialistas se basan en la psicoeducación para explicar al alumno, la familia y la escuela la dificultad que supone tener este trastorno una vez evaluado. Además se trabaja a través de la motivación, la anticipación y el refuerzo positivo. A medida que el alumno va pasando de cursos, se van buscando estrategias para compensar el déficit que la discalculia le presupone en algunas materias. También se practica cada nueva habilidad o concepto adquirido y se establecen pausas. Entre las adaptaciones escolares, no se deben penalizar los errores por falta de atención ni de tiempo, graduar la dificultad, poner ejemplos, recordar periódicamente los ejercicios y fomentar el aprendizaje matemático interactivo.

Afortunadamente hay mucho material en la red sobre discalculia en varios idiomas. Más abajo les facilitamos algunas de las webs más recomendadas.

Webs recomendadas

www.discalculia.es

www.dyscalculia.org

www.aboutdyscalculia.org

https://www.cognifit.com/es/patologias/discalculia