La psicóloga psicoanalista, también escritora con nosotros en Psiconetwork, Carina Oviedo accedió a respondernos una entrevista para que, a partir de ésta, pudiéramos dar a conocer qué es y en qué consiste la psicoterapia psicoanalítica. Les dejamos invitados a que lean este interesante documento relatado desde la perspectiva de una experimentada profesional.

1.- ¿De manera general, en qué consiste la terapia psicoanalítica?

Podríamos pensar la Psicoterapia Psicoanalítica como un proceso terapéutico que se fundamenta en la teoría Psicoanalítica y que ayuda a resolver y elaborar las diferentes problemáticas de la vida diaria, el tipo de vínculo que se establece con los otros y el modo en el que se desarrolla la vida, mediante la comprensión y el entendimiento de las fantasías, pensamientos, emociones, sentimientos y sueños que conforman el mundo interno de un sujeto.

Se basa en la premisa de que para resolver las dificultades y problemáticas psicológicas, y disminuir el sufrimiento del sujeto, éste debe progresivamente comprender sus raíces y causas inconscientes

Así, este tipo de Psicoterapia considero que brinda un espacio que hace posible el acercamiento a lo que el sujeto quiere, a su deseo, a la comprensión de las dificultades que atraviesa y sus causas, y si bien no ofrece soluciones rápidas, si promueve cambios profundos y duraderos en la calidad de vida, a través del uso del recurso de la palabra que determina al sujeto.

2.- ¿Cuáles son los elementos o prácticas que la hacen diferente respecto de otras maneras de hacer terapia?

Estimo que todos los tipos de psicoterapias tienen como objetivo fundamental el alivio del sufrimiento psíquico y el logro de una buena calidad de vida.

El psicoanálisis, en particular,  es una forma de tratamiento que se basa en el supuesto de que el sujeto desconoce los factores determinantes de sus emociones y comportamientos ya que éstos son esencialmente inconscientes, por lo tanto, es un proceso que investiga cómo estos factores afectan, determinan y condicionan los vínculos actuales, los patrones de pensamiento, de emoción y de comportamiento.

De acuerdo a esto, para el psicoanálisis el origen de las dificultades que ocasiona el sufrimiento, procede de las ansiedades infantiles reprimidas y de la secuencia progresiva de mecanismos defensivos y síntomas que surgieron para proteger al sujeto contra la reaparición y repetición de estos sentimientos, por tanto, su tarea se define en relación a traer a la conciencia estos restos del pasado para que puedan volver a ser valorados y ser asimilados adecuadamente.

La terapia psicoanalítica tiene como objetivo entonces, descubrir aspectos inconscientes que subyacen a los problemas actuales de modo que el sujeto pueda vivir mejor y con mayor bienestar, que el sujeto pueda asumirse siendo lo que es y no otra cosa y que le sea posible a partir de ello, tomar decisiones respecto de su vida siguiendo la dirección que le señala su deseo. Aquí encuentro el punto esencial en el que se diferencia con otros tipos de psicoterapia.

3.- ¿Cuáles son los elementos que le parecen más relevantes y útiles de esta manera de hacer terapia?

El psicoanálisis no es solo un método de tratamiento de las problemáticas psicológicas, es también un procedimiento de investigación de los procesos psíquicos inconscientes, y es una teoría de la vida psíquica.

El proceso psicoanalítico puede ayudar a sujetos que manifiestan sufrimiento psíquico, pero también a aquellos que se sienten inhibidos en su desarrollo personal o que deseen lograr una mayor calidad de vida, a través del logro de una mejor comprensión de su mundo interno. Por tanto, uno de los elementos que percibo como más relevantes es que no se limita a un fin estrictamente terapéutico, sino que promueve también un aumento de bienestar, de la capacidad de trabajar y amar; genera un espacio donde el sujeto se encuentra con él mismo, en el que puede “pensar-se” y “escuchar-se”, y poner en palabras aquello que es en relación a su deseo.

Así, el sujeto puede adquirir conciencia de ciertos aspectos inconscientes de su modo de ser y de funcionar, y de sus dificultades, al experimentarlas y evaluarlas nuevamente, de manera intelectual y emocional, en la relación terapéutica con su analista y en el contexto del dispositivo analítico, lo que le permitirá realizar mejores elecciones de vida.

4.- ¿Desde su visión y experiencia, qué tipo de personas o público puede verse beneficiado con esta práctica psicoterapéutica?

Considero que un espacio terapéutico que lleva al encuentro del sujeto consigo mismo siempre e inevitablemente aporta beneficios.

Respecto de la Psicoterapia Psicoanalítica específicamente, los sujetos que pueden beneficiarse  son aquellos que consideran que el malestar y los conflictos que se manifiestan en su vida personal y laboral tienen una causa interna. Estas dificultades implican un sufrimiento que les impide tener una vida satisfactoria y en consonancia con sus deseos, y por ello cuentan como un recurso la posibilidad de un espacio terapéutico.

Así, el interés por su propia vida psíquica y el deseo de acercarse más a uno mismo son factores importantes al momento de iniciar un proceso terapéutico en el marco del psicoanálisis.

Desde este punto de vista, la Psicoterapia Psicoanalítica puede ser realizada por aquellos sujetos que tienen una problemática emocional específica o por aquellos que sólo desean explorarse a sí mismos; pueden iniciar un proceso terapéutico niños, jóvenes, adultos y ancianos; parejas, familias, grupos o un sujeto de manera individual.

Entender por qué somos como somos implica una sensación de bienestar y un mayor sentido de sí mismo, y aunque quizá este tipo de psicoterapia es menos útil para quienes buscan terapias rápidas, los resultados a lograr generan un verdadero cambio de vida. No podemos afirmar que el Psicoanálisis sea bueno o sea malo, pero si podemos vivir la experiencia de que nos hace bien, analizando profundamente aquello que nos hace ser quiénes somos, asumiendo nuestro deseo y encontrando modos de ser congruentes con nosotros mismos.

Creo pertinente citar a una excelente autora, quien resume en una pequeña frase el sentido del psicoanálisis: “¿Y por qué el Psicoanálisis? Porque sirve. Sirve para entenderse mejor sí mismo y a otro. Sirve también para casi no mentirse más” Marie Langer (Psicoanalista).

5.- ¿Qué puede esperar un paciente o cliente que suceda en una sesión?

En Psicoterapia Psicoanalítica se trabaja generalmente frente a frente, y el psicoanalista tiene una mayor participación en el desarrollo de las sesiones. Es un trabajo de a dos, entre el paciente y su analista; tanto terapeuta como paciente trabajan en equipo para descubrir las causas que impiden que el sujeto disfrute de todas sus potencialidades y de todo su bienestar.

El psicoanalista escucha el malestar y el sufrimiento,  observa los patrones de pensamientos y comportamientos, y las situaciones significativas en la vida del sujeto, en busca de las causas de aquello que lo aqueja; interviene con actos porque el escuchar y el hablar se constituyen en actos dentro del dispositivo analítico.

Además de escuchar, puede utilizar otras técnicas para conocer estas causas potenciales de dicho malestar, por ejemplo: asociación libre de ideas o pensamientos, transferencia, contratransferencia, interpretación, clarificación, señalamientos, construcciones, etc., a través de las cuales, el trabajo terapéutico permite darle sentido a las situaciones actuales, comprenderlas y modificarlas adecuada y saludablemente.

En una sesión y en todo el proceso, el paciente puede esperar que se produzca un encuentro con él mismo, un encuentro singular y positivo que lo lleve a una mejor manera de vivir, obteniendo beneficios como conocimiento de sí mismo, aumento de autoestima, vínculos saludables y una imagen propia más positiva.

6.- ¿Cuánto tiempo tienden a durar las sesiones?

Las sesiones en el proceso de la Psicoterapia Psicoanalítica tienen una duración variable, pero suelen transcurrir aproximadamente en un tiempo de cuarenta y cinco minutos, con una frecuencia de una vez por semana, existiendo la posibilidad de acordar la realización de más sesiones semanales.

De acuerdo a la dinámica que se abre y se juega en el espacio terapéutico en el transcurso de una sesión, el “corte” de cada sesión no se da en relación al tiempo reloj sino más bien al material que trae el paciente a la misma, puesto que el tiempo del sujeto no es el tiempo cronológico y el inconsciente es atemporal.

Entendemos por “corte” de sesión el momento en el que el analista termina la sesión en función del proceso de curación donde se pone en juego aquello que el sujeto debe comprender fuera del tiempo de la sesión; esto es así porque en psicoanálisis hablamos de proceso, y por tanto el encuentro del paciente consigo mismo no se limita al tiempo que comparte con el analista, sino más bien es un trabajo que conlleva continuidad, tanto en el tiempo de sesión como fuera de él.

7.- ¿Aproximadamente, cuánto dura un tratamiento?

En relación a la duración del tratamiento podemos advertir las diferencias propias del estilo de trabajo de cada profesional, estilo que refiere al modo en que cada uno pone en juego su propio deseo en el marco del Psicoanálisis. Así, nos encontramos con psicoterapias psicoanalíticas de una duración limitada, breves, focalizadas, donde paciente y psicoanalista fijan un número determinado de sesiones y cuyo objetivo es la resolución de problemáticas puntuales que le han generado dificultades en el transcurso de su vida.

De acuerdo a mi modo de hacer clínica en el marco del Psicoanálisis, estimo que no se deben definir en principio el número de sesiones, sino más bien, que debe acordarse con el paciente el final del tratamiento, al igual que otras pautas como el costo, día, lugar y horario. Esto es así, puesto que estamos frente a un proceso que no se corresponde con tiempos cronológicos y en el que nos vamos a ir enfrentando a ciertas resistencias respecto de comprender, de saber, de interrogar y por tanto, de modificar aquello que tiene que ver con el sufrimiento.

Cada sesión se instala como un espacio seguro y confiable donde el sujeto puede verse a sí mismo, puede escuchar y escucharse, puede interrogarse, puede reflexionar y tomar decisiones para la vida en función del reconocimiento y la aceptación de aquello que él es, por lo que acotar este proceso con un tiempo predeterminado, considero que deviene en ponerle límite a las posibilidades con las que el sujeto potencialmente puede contar para encontrarse con su propio deseo y acceder a una mejor calidad de vida.

8.- ¿Frente a qué problemáticas y/o conflictos la terapia psicoanalítica es útil o beneficiosa?

Puedo afirmar de acuerdo a mi experiencia de trabajo que la Psicoterapia Psicoanalítica brinda una posibilidad de tratamiento adecuado para una amplia variedad de problemáticas psicológicas y emocionales, contribuye positivamente en la salud mental del sujeto, en su sensación de bienestar y en su capacidad de desarrollar su vida de modo más satisfactorio.

Los motivos de demanda se refieren a crisis de angustia, problemas psicosomáticos, trastornos o desórdenes alimentarios, pensamientos y conductas obsesivas, crisis de ansiedad, dificultades en establecer vínculos satisfactorios y saludables, malestar en el trabajo o en la vida diaria, sentimientos de soledad, estrés, situaciones traumáticas, procesos de duelo, situaciones de pérdidas, baja autoestima, inhibiciones, imagen negativa de sí mismos, situaciones de abandono, enfermedades crónicas, abuso emocional, abuso físico, malos tratos, situaciones de violencia, dificultades con los hijos en el ejercicio de la función de padres, dificultades de conducta de niños, adolescente y jóvenes; déficit de atención e hiperactividad; en problemáticas psicopatológicas más específicas como fobias, trastornos de ansiedad, ataques de pánico, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno bipolar, psicosis, y en otras tantas patologías y manifestaciones del sufrimiento humano.

También constituye un espacio adecuado para aquel sujeto que se encuentre motivado a conocerse un poco más, a  contar con un espacio para el encuentro con él mismo en busca de una vida más satisfactoria.

Así, y a partir de la demanda de ayuda del sujeto, el devenir del proceso terapéutico le permite apropiarse de un escenario que excede el espacio de la sesión y se hace extensivo al día a día, donde se pone en marcha el hacerse responsable de lo que él es y de lo que quiere, de lo que hay y de lo que falta, de lo que construye y de lo que no, de su propia historia y de la manera de contarla.


A Carina Oviedo la pueden contactar:

Web: http://www.claudiacarina-oviedo-psicologa.com/

email: carinaoviedo@hotamail.com

Página web en Facebook: https://web.facebook.com/licclaudiacarinaoviedo