Como vimos en entradas anteriores (https://psiconetwork.com/senales-de-que-tu-relacion-de-pareja-funciona/), son detalles del día a día los que permiten que una relación de pareja funcione. Pero, ¿cuáles son aquellas señales que nos indican que nuestra relación no va bien?, ¿podemos hacer algo para reconducir la situación?

Son muchos los factores que pueden llevar al fin de una relación de pareja, pero antes de llegar a este fin se suelen dar una serie de características o circunstancias que nos ponen en el sobreaviso de que debemos hacer algo para evitar acabar con la relación, si no es eso lo que queremos (nosotros, nuestra pareja o ambas personas).

En artículos anteriores, enumeramos aquellas características que tenían en común las parejas que estaban satisfechas con la relación sentimental que tenían. Hoy, y para mostrar la otra cara de la moneda, vamos a exponer cuáles son aquellas características comunes entre parejas cuya relación no se encuentra en el camino adecuado hacia el bienestar y la satisfacción mutua.

De esta forma, observamos que estas parejas:

Se critican constantemente

No se hacen distinciones entre críticas y quejas. Se abusa de la crítica, en la que no se expresa el desacuerdo ante algo sino que se ataca a la otra persona por su forma de ser. Con esto sólo se consigue hacer daño a la otra persona y que se desencadenen situaciones conflictivas o, incluso, violentas.

Fracasan los intentos de armonía

Es muy típico encontrarnos en situaciones en las que, a pesar de que uno de los miembros de la pareja pide perdón o intenta arreglar la situación, el otro componente de la pareja se muestra insensible e indiferente ante esta iniciativa, con la que sólo se conseguirá que aumente el distanciamiento en la pareja.

Se responden evasivamente

Aunque estemos discutiendo con nuestra pareja y haya un cruce de quejas de un lado a otro, esto es más positivo que evitarle e ignorar sus mensajes puesto que en una discusión tenemos, al menos, la seguridad de estar siendo escuchados. No siempre podremos solucionar los problemas fácilmente, pero saber que nos podemos desahogar con nuestra pareja creará un vínculo fuerte y difícil de romper.

Existe un planteamiento violento de las discusiones

En estas discusiones predominan los reproches y críticas, muchas veces expresadas de forma sarcástica y despreciando al otro. Con esto se consigue únicamente una sensación de rechazo y agresividad en la otra persona.

Actitud defensiva y culpa al otro

Muchas veces no somos conscientes de nuestros errores, cuando nos los muestran los negamos y, de forma casi automática, atacamos al otro. Con esto se irá consiguiendo que se produzca un distanciamiento que a la larga sólo nos llevará al deterioro de la relación.

Se sienten abrumados

Se podría considerar el indicio más claro de que nuestra relación sentimental no funciona. Sentir que, simplemente por la presencia de nuestra pareja o por cualquier comentario neutral, tenemos una reacción de activación y rechazo ya nos da las pistas claves para saber que nos encontramos ante una grave crisis.

El motivo principal por el que estas situaciones ocurren suelen tener como base la falta de comunicación o la forma en la que nos comunicamos. Desde la consulta, se pueden dar aquellas herramientas necesarias para que ambos miembros de la pareja mejoren en este aspecto y logren conseguir el bienestar que anhelan.