RESUMEN

El objetivo de la presente monografía es sintetizar aspectos desarrollados sobre la temática de la Transmisión Psíquica Transgeneracional, definida entre generaciones y en su vertiente patológica.

Se explica en adelante la diferenciación con la transmisión intergeneracional necesaria, sana y su repercusión en el desarrollo del aparato psíquico armónico.

Se reconoce la transmisión de hechos o acontecimientos vivenciados en una primera generación, los cuales se mantuvieron en secreto y silencio por el malestar que generaron y/o por vergüenza.

El legado de la segunda y tercera generación cuya transmisión es inconsciente, hechos o sucesos que ignoran los sujetos y que deben realizar un esfuerzo en la  elaboración de aquello que no lograron sus padres ni abuelos.

Dependiendo de cada familia y a raíz de lo no dicho se producirán síntomas particulares en cada sujeto, in-nombrable para la persona que lo vivió, in-decible para la segunda generación e im-pensable para la tercera generación, siendo esta según algunos autores la apta para poder desentrañar el secreto, conociendo a través del análisis el motivo de los síntomas, pudiendo de esa manera liberarse de la situación que mantenía atrapada a la familia y a tres generaciones en una situación de conflicto.

1.- Introducción.

El presente trabajo aborda la temática de la Transmisión Psíquica Generacional, en específico la transmisión transgeneracional, contenidos  y conceptualizaciones que motivaron el interés personal entre las bibliografías revisadas. En dicha profundización se acentuaron  algunos puntos claves como, secretos familiares y sus  repercusiones en la transmisión de aquellos no dichos, tanto en la segunda generación (hijos) como en la tercera (nietos) de sujetos portadores de estos secretos.

Se estima fundamental considerar en la sintomatología clínica aspectos transgeneracionales, incursionando y articulando los síntomas presentados por el consultante con las historias generacionales anteriores, facilitando de ese  modo el esclarecimiento de los síntomas en un proceso mayormente enriquecido.

Se realiza una exploración bibliográfica de autores que profundizan en la transmisión psíquica transgeneracional, entrelazando los puntos de vista que proponen y aportando al respecto finalmente una visión personal.

2.- Desarrollo.

Acerca de la transmisión psíquica transgeneracional. Diversas fundamentaciones teóricas y corrientes de pensamiento coinciden en que el sujeto humano no se constituye solo a partir  de las experiencias vividas  a lo largo de su propia vida, por lo que la subjetividad es dinámica y fluctuante entre pasado, presente y futuro.

“Nos es lícito (…) suponer que ninguna generación es capaz de ocultar a la siguiente sus procesos anímicos de mayor sustantividad”.  S.Freud.

A fin de clarificar la conceptualización de transmisión, se deberá hacer distinción entre la definición de la Real Academia Española (2001) quien asume a trasladar o transferir información, sin embargo, para el psicoanálisis la importancia se acentúa en la forma en que la información es entregada y aquello que es transmitido.

Otra definición necesariamente esclarecedora es la correspondiente al término transmisión transgeneracional  y transmisión intergeneracional. Tapia (2011) alude a que esta última se daría dentro de  la familia, mientras que la transmisión transgeneracional abarcaría varias generaciones.

Es importante señalar que no toda transmisión transgeneracional debe ser negativa, ya que existen aspectos que según plantea Gomel (1997) deben ser transmitidos para obtener un desarrollo adecuado del psiquismo del sujeto, además de la importancia de la familia en dicha transmisión.

Kaës (1991) introduce la dimensión de lo negativo, alude a que el niño asumirá una doble función, además de ser su propio fin y cumplir sus sueños, deberá cumplir con los sueños no realizados de sus padres. Cabe señalar entonces que, el psicoanálisis al utilizar estas conceptualizaciones invitaría sólo a la resignación, sin embargo y contrariamente no es así, ya que, realiza una resignificación, restableciendo de ese modo la disociación entre el pasado y el presente, desterrando el sufrimiento de la repetición y restituyendo la experiencia a un nivel de recuerdo pensable. Rozenbaum, A.(2008).

Continuando con el enfoque transgeneracional, en “Fantasmas en la Guardería”, Fraiberg, S. (2012), describe como los intrusos del pasado parental están al acecho y en cualquier minuto aparecen recreando junto al hijo, escenas o  imágenes de otro tiempo y de otro grupo de personas, que despatologizando algunos, no requieren consulta y sí aquellos padres que, sienten indefensión frente a la invasión histórica de sus hijos desde la dimensión del sueño por ejemplo o la alimentación, el control de esfínter o la disciplina, requieren orientación profesional.

¿Qué se transmite?

La herencia arcaica del hombre, no incluye solamente disposiciones sino también contenidos, huellas mnémicas referidas a lo vivido por generaciones anteriores.(…)”.  S.Freud.      

Se transmiten historias, deseos, costumbres, traumatismos, ceremonias, duelos no superados, secretos que no fueron dichos por ser contrarios tal vez a la ética familiar o por la vergüenza que generarían al ser revelados, por ejemplo, adopciones, asesinatos, violaciones, hijos ilegítimos, entre muchos otros secretos. Es posible pensar que solo lo dicho en palabras, frases o gestos es transmitido, pero, hemos visto que estos no-dichos se transmiten de una a otra generación Kaës,R. (1991).

Respecto de la problemática de los traumas tempranos y de la transmisión generacional,  Rozenbaum, A. (2005)  señala que un sujeto al llegar al mundo debe construir su psiquismo y organizar su mundo interno, para lo cual será vital que se pueda apoyar en el funcionamiento psíquico de las personas que existen en su entorno, primeramente de sus padres, obteniendo así un lugar en la familia actual y posteriormente un lugar en la sucesión de generaciones. Por ende sobre esta base es que el niño edificará su propia individualidad.

En la misma línea, si encontramos un sujeto que narra su historia, veremos que  lo  personal está incluido en otras historias, por lo que en ocasiones se conduce desde la premisa de tres tipos de realidades: “la realidad psíquica – producción de sentido de un sujeto construido a través de una historia”, la realidad material – “es la decantación cultural en su forma simbólica e imaginaria” y por último la realidad vincular – “que es el producto de un sistema de intercambio que organiza las representaciones  desde una matriz transpersonal construyendo una historia” (Gomel,1997,p26).

Según lo antes señalado, la realidad psíquica designa el deseo inconsciente, la que en contacto con lo intersubjetivo pone en evidencia una realidad vincular anclada en una trama fantasmática que se transmite de generación en generación.

Traumas y Traumatismos.

La noción trauma proviene del saber médico y deriva del griego: herida.

Larbán ( 2011), realiza una diferenciación de estos términos desde otro punto de vista, utiliza trauma para referirse a la situación impactante que deja secuelas psíquicas en el sujeto y no puede responder adecuadamente, por otra parte, define traumatismo aludiendo a las lesiones orgánicas sufridas por ejemplo en un accidente u otro tipo de impactos.

Al respecto, Freud, distingue dos tiempos en el trauma originario, uno referido a la situación traumática y el otro al evocar la situación en asociación libre, donde se produciría una resignificación, seguida de  una represión y por consiguiente la formación de síntomas.

Por su lado Ferenczi (1933) señala la importancia del objeto en el trauma primeramente y luego el segundo momento se activará según la negación que se produzca por parte de los padres y se volverá patógeno si el medio no reacciona frente a esta conmoción psíquica del niño. De lo anterior, se deduce por tanto que, la transmisión se verá confrontada con la capacidad que tenga el Yo de elaborar las situaciones y con la intensidad  y violencia de la presencia del otro.

El concepto de duelo aparece relacionado con la falta de elaboración o introyección de una situación traumática anterior, como pérdida de un ser querido, o cualquier tipo de cambio o quiebre biográfico. Al no realizarse la introyección, sólo se incorpora, negando el duelo y conservando al objeto en su psiquismo tal y como fue, con sus emociones y características, creando así un mundo fantasmático y como resultado una escisión del yo.

Siguiendo a Rozembaum, A. (2005) el psicoanálisis debe tender la mano a aquellos sujetos especialmente padres que padecen de ser eslabones, servidores y herederos de una cadena intersubjetiva de la que proceden, mostrándoles que los mismos han sido dirigidos por poderosas corrientes inconscientes que los han dejado igualmente presos de conflictos psíquicos penosos y de contradicciones  en su condición humana.

Afirma que la transmisión traumática entorpece los procesos transicionales impidiendo su despliegue, ejerciendo violencia sobre el sujeto manifestada en espera de ser o represión suspendida a lo largo de su historia, por el contrario de la transmisión no traumática, transicional, la cual respeta la ilusión de lo “encontrado – creado”.

En lo referente al duelo, si la pérdida no sale del plano de la consciencia, ocurre un fenómeno con influencia en lo transgeneracional, por ejemplo se podría apreciar en la suspensión que haría un padre al haber perdido un hijo y otorgar el mismo nombre a otro como forma de recuperarlo, ello podría generar grandes vacíos psíquicos en el segundo hijo.

Sobre las formas en que se transmite.

Secretos, en la familia, en la pareja (infidelidad) …en la vida psíquica del individuo puedan tener eficacia no sólo contenidos vivenciados por él mismo sino otros que le fueran aportados con el nacimiento, fragmentos de origen filogenético, una herencia arcaica (…) lo que se reconoce como factor constitucional del individuo ( Freud, 1934/ 939, p.94).

Para Freud (1913/1986) las prohibiciones se mantienen de generación en generación, tal vez por la tradición o tal vez por ser una parte orgánica, es decir, algo heredado o constitucional de la vida psíquica de las generaciones que la preceden. Por lo que, las prohibiciones llegaron a ser parte integrante de su inconsciente.

Fraiberg, S. en Fantasmas de la Guardería, añade que los secretos de los sujetos, invaden las transferencias en un proceso terapéutico y en ocasiones los conducen al abandono del tratamiento. Menciona que, surgen fantasmas parentales que van tomando posesión de la guardería con patrones de identificación patológica con los enemigos peligrosos para su yo, que en la memoria los eventos traumáticos están disponibles con detalle, no así los efectos asociados a la experiencia, la represión y el aislamiento doloroso de los afectos, aportan los elementos psicológicos que en algunos casos produce la identificación con el agresor, al respecto se hipotetiza que el acceder al sufrimiento de la infancia, lo convierte en sí mismo como una herramienta en contra de la repetición de este dolor en la parentalidad .

Existe por otra parte el secreto en la pareja y la infidelidad que genera en ambos involucrados efectos inevitables, lo cual rompe la ilusión de completud fusional que se da en el enamoramiento.

Repercusiones de los secretos en la segunda y tercera generación.

Según lo mencionado anteriormente, cuando una generación sufre un traumatismo, ya sea un duelo o cualquier situación traumatizante, al no haber realizado una introyección adecuada, su historia continuará a las siguientes generaciones (Tisseron, 1995,p.18). Los hechos que generan culpa o vergüenza en quienes lo vivieron, son callados, indecibles, en la siguiente generación, a la situación traumatizante, se atribuye una connotación de innombrable, por lo que no posee representación verbal, los contenidos son ignorados y queda sólo el presentimiento. Se dice que el niño es portador de un fantasma porque deberá lidiar en su vida con aquél secreto de sus padres de quienes depende psíquicamente.

Los padres al no haber podido elaborar sus acontecimientos traumáticos, pueden impactar en sus hijos en el desarrollo del pensamiento, en dificultades de aprendizajes o temores inmotivados, fobias u obsesiones.

En la tercera generación, algunos autores coinciden en que los acontecimientos son impensables, es decir, las personas ignoran el acontecimiento que fue ocultado, pero, pueden expresar síntomas de ello a través de sensaciones corporales, enfermedades psicosomáticas, emociones o imágenes extrañas, que no explican desde su propia historia.

Dumas (1985), citado en Tisseron (1995), agrega que si en simultáneo las generaciones materna y paterna de una misma generación, poseen secretos graves, existe el riesgo de un trastorno psicótico. Sin embargo, aclara que sólo ese hecho no conduce al desarrollo de un trastorno, ya que dependerá de una multiplicidad de factores y acontecimientos, entre ellos, la dimensión psico social.

Conclusión / Reflexión final.

Luego de haber transitado por el recorrido de las diferentes miradas de autores relacionadas a las transmisiones generacionales y a modo de conclusión de la presente monografía, podemos señalar que dicha transmisión se produce desde situaciones o sucesos que la primera generación de una familia decide mantener en silencio o en secreto, ello no siempre es consciente y dicho ocultamiento tendrá sus repercusiones en la segunda y tercera generación que precede. Existen familias donde nadie habla de ciertos hechos o acontecimientos, se evaden las preguntas al respecto, especialmente a los niños, quienes reciben estas señales creando un pacto inconsciente o un pacto denegativo.

Las repercusiones de este tipo de transmisión transgeneracional distan de ser sanas, ya que lo que se transmite son duelos suspendidos y/o traumas no superados que pueden estar escondidos detrás de secretos o enmascarados en el silencio. Esto puede comprenderse desde lo planteado por Freud acerca de los dos tiempos del trauma: un suceso resignifica  al primero y hace que este último se torne traumático.

Por otro lado, la transmisión psíquica no siempre es negativa o patológica, es necesaria la transmisión de ciertos elementos para la construcción de un narcisismo sano, un desarrollo de la personalidad estable y armónica.

Según Rozenbaum, los padres a su vez han sido dirigidos por poderosas corrientes inconscientes e igualmente se han encontrado presos de penosos conflictos psíquicos, eslabones heredados y servidores  de una cadena intersubjetiva de la que proceden.

Fraiberg, S. concluye que si un padre a través de la terapia ha logrado recordar o re experimentar la ansiedad de su infancia, los fantasmas comenzarán a alejarse y podrán gradualmente convertirse en padres protectores de sus hijos.

A modo de reflexión personal puedo agregar y consecuente con lo analizado anteriormente, la relevancia en la práctica clínica de prestar atención e indagar en la historia de generaciones anteriores o sucesos traumáticos vivenciados por el sujeto consultante, no limitar la escucha, dejando afuera aspectos que pueden estar implicados en la sintomatología del paciente. 

Referencias bibliográficas

  • Ferenczi, S. ( 1933): Confusión de Lengua entre los adultos y el niño. En obras completas ( vol 4,pp 125 – 135). Buenos Aires.
  • Fraiberg, S. Adelson, E. Shapiro, V. ( 1975) Un abordaje psicoanalítico a los problemas en las relaciones deterioradas  madre e hijo. “Fantasmas en la Guardería”. Clinical studies in infant mental health: The first year of life. London: Tavistock Publications.
  • Freud,S. ( 1934/ 1939, p.94) Recordar, repetir y reelaborar. En obras completas (Vol 2 pp 145 – 157).Buenos Aires.
  • Freud, S. ( 1986).Totem y Tabú.En obras completas ( 2° ed.) ( Vol. 13,pp.1 -164) Buenos Aires.
  • Gomel, S. (1997). Transmisión generacional, familia y subjetividad. Buenos Aires: Lugar Editorial.
  • Kaës,R. ( 1991). Lo negativo.Buenos Aires: Amorrortu.
  • Lerbán Vera,J. ( 2011). Transmisión psíquica inconsciente de contenido traumático. Recuperado htpss://es.scribd.com/doc/66203708/Transmision-Psiquica-Inconsciente-de-Contenido-Traumatico.
  • Rozenbaum,A. ( 2005).Trauma, transmisión generacional e historización. Revista de Psicoanálisis.  Parentalidad y transmisión generacional. . 62 ( 02), pp. 399 – 406.
  • Tisseron,S. ( 1995).Las imágenes psíquicas entre las generaciones. El psiquismo ante la prueba de las generaciones, clínica del fantasma (pp18 – 141-164).Buenos Aires.