El psicólogo experto en trastornos alimenticios Jason Vilela Santamaria, quien trabaja en Consultorio Psicológico MGA en Lima, Perú, nos cuenta cuáles son los trastornos alimenticios más habituales con los que debe lidiar en consulta explicándonos, además, las características principales de cada uno de éstos, como así también, los tratamientos que utiliza para tratarlos. Les dejamos con esta interesante e instructiva entrevista.

1.- Sabemos que en su consultorio tratan diversos trastornos alimenticios ¿cuáles son los trastornos de este tipo que más comúnmente deben tratar?

Los trastornos del comportamiento alimenticio (TCA) que con mayor frecuencia son atendidos en el centro son la anorexia nerviosa (de tipo purgativo o restrictivo), la bulimia nerviosa (de tipo purgativo o no purgativo), el trastorno por atracón y el trastorno del comportamiento alimentario no especificado conocido como EDNOS.

2.- ¿En qué consisten estos trastornos (aquellos que nombraron en la pregunta anterior), es decir, cuáles son los síntomas y conductas asociadas a cada uno de éstos de manera tal que alguien que lo padece o sus cercanos pueda reconocerlos?

Primero hablaremos de la anorexia nerviosa; aquí el síntoma más claro de evidenciar es el bajo peso, según los manuales de salud mental estaríamos hablando de un índice de masa corporal igual o menor a 17.5 (peso sobre la talla al cuadrado), un miedo constante a subir de peso que aísla a quien lo padece y lo transforma en una persona irritable. Suele comenzar con dietas, ejercicio excesivo, abuso en el consumo de agua y con el pasar del tiempo las restricciones en las porciones de las comidas se hacen más evidentes (anorexia restrictiva), también pueden estar acompañadas de abuso de laxantes, diuréticos, enemas y vómitos frecuentes (anorexia purgativa) lo cual traerá repercusiones físicas observadas por el médico especialista como pérdida de cabello, resequedad en la piel, laceraciones en los nudillos de los dedos en el intento de generarse los vómitos, arritmias cardíacas, desvanecimientos y falta de energía.

En la bulimia nerviosa el peso no siempre se hace evidente, la característica principal son los “atracones de comida” el cual se caracteriza por el consumo de mayor ingesta, casi en su totalidad, altamente calóricas, acompañadas de un sentimiento de culpa y vergüenza constantes, la alimentación desordenada no se da por hambre sino como medio mal aprendido para manejar el estrés y frustración propio de las vicisitudes de la vida. Se hace uso de laxantes, diuréticos, vómitos o enemas en el caso de la bulimia purgativa, mientras que en la bulimia no purgativa se recurre a otras formas para contrarrestar las calorías consumidas como el abuso de ejercicio, en este tipo es frecuente un peso normal o mayor al esperado para su talla.

Lo que diferencia a la bulimia nerviosa del trastorno por atracón es el “sentimiento de culpa” el cual no está presente en este último, así como la fobia a subir de peso y el rechazo por la imagen corporal.

El trastorno de la alimentación no especificado es un diagnóstico que se usa cuando hay sospechas de un trastorno de la alimentación pero no se cumplen con todos los requisitos para ser diagnosticado con otro trastorno por ejemplo no se cumple con el requisito del peso como en el caso de la anorexia, o no está presente la amenorrea, tampoco se cumplen criterios de intensidad o frecuencia sin embargo es claro el desorden en la alimentación y en el cambio de carácter.

3.- Como primera medida, ¿qué recomienda que debe hacerse de manera inmediata al reconocerse con alguno de estos trastornos alimenticios?

Lo primero que se debe hacer cuando estamos frente a esta problemática es pedir ayuda a un especialista para hacer un descarte clínico – psicológico. Existen muchos profesionales que desconocen de estos trastornos y al no cumplirse con todos los requisitos expuestos anteriormente se pasa por alto el diagnóstico y el paciente es regresado a casa. También suele ocurrir que solo se centran en el peso y el paciente es “obligado” a comer, pero esto muchas veces puede ser contraproducente ya que quien lo padece conoce otras formas para eliminar las calorías consumidas. Un tratamiento óptimo ayudará a trabajar el problema desde la raíz y no solo los síntomas superficiales evidentes.

4.- Entiendo que ustedes ofrecen psicoterapia para este tipo de  trastornos, a grosso modo ¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento que brindamos tiene objetivos claramente establecidos, dentro de ellos está la recuperación y estabilidad en el peso, el orden en la alimentación lo cual traerá consigo una homeostasis para el paciente, en la parte cognitiva (pensamientos) se debe realizar una restructuración de pensamientos limitantes aquellos que no permiten que el paciente actúe con naturalidad y espontaneidad, un objetivo especifico será trabajar los miedos que acompañan al paciente como lo son el miedo a crecer, asumir responsabilidades nuevas o a fracasar, también es prioridad encontrar una estabilidad a nivel emocional con lo cual se podrá reintegrar a la sociedad con una amplia cantidad de herramientas psicosociales para enfrentar los problemas del día a día. Es importante que la familia se informe adecuadamente y para ello brindamos educación psicológica sobre como lidiar con estos trastornos y como ayudar a crecer en conjunto Familia-Paciente.

5.- ¿El tratamiento debe complementarse con algún otro tipo de especialistas?

Claro que si, la recomendación en la entrevista inicial es hacer un descarte clínico con un médico general o en su defecto un pediatra para los más pequeños. También recomendamos visitar al médico psiquiatra a fin de que luego de la evaluación pueda determinar si el paciente necesita recibir alguna clase de medicación.

6.- ¿Aproximadamente cuánto dura un tratamiento de esta naturaleza?

Hablar de tiempo es complicado pues cada paciente debe alcanzar las metas propuestas en el proceso de la terapia, trabajamos con las habilidades con las que cuenta (las potencializamos) pero también reconocemos las debilidades o limitaciones que puede presentar, cada uno es dueño de su tiempo sin embargo en la práctica hemos observado un tiempo que bordea los dos años de tratamiento para poder resolver conflictos, miedos y manejo del estrés o frustración que llevan a la paciente a refugiarse tras un plato de comida o depositar su seguridad en su aspecto físico.

7.- Para terminar ¿Cuáles son los elementos que le parecen importantes como para que una persona, un eventual consultante/paciente que necesita ayuda, sepa que debe acudir a la consulta para psicoterapia?

Siempre le decimos a quienes nos visitan que un síntoma no hace un diagnóstico, pero la suma de síntomas sí lo hace. Si las dietas, obsesiones frente a la comida, el peso o la imagen corporal son el eje de nuestras vidas entonces estamos frente a un problema, cuando el carácter se hace más irritable y las discusiones más frecuentes también es claro sospechar que algo no anda bien. Desvincularse de las actividades cotidianas (universidad, escuela, trabajo, familia o amigos) por estar pendiente del estrés que les produce la comida o como se ven al espejo también son signos de alerta. Para terminar la familia o seres más cercanos pueden notar un cambio en el carácter y una perdida de los intereses o motivaciones que antes generaban mayor entusiasmo el día de hoy ya no están presentes producto de esta enfermedad que no discrimina edades, sexo, raza o condición social y que está terminando con la vida de muchas personas cada día. Es una enfermedad mortal y debe ser vista como tal, una cuasi pandemia presente en todos los países del mundo.


Jason Vilela Santamaria lo pueden ubicar en Consultorio Psicológico MGA ubicado en calle Las Acacias 760 C- San Antonio de Miraflores, Lima, Perú. El sitio web de Consultorio Psicológico MGA es www.consultoriomga.com